Lo que debes y no debes hacer en una entrevista

Cuando llegas a la fase de entrevista quiere decir que las habilidades y resultados que mostraste en tu CV son lo que el empleador está buscando. Si recuerdan el post que hice acerca de cómo armar un CV que se destaque, les decía que el CV es un RESUMEN de logros y responsabilidades específicas que has tenido en tu experiencia laboral. Esto significa que tu entrevista debe estar enfocada en CÓMO lograste todos los resultados/projectos que mencionaste en tu CV.  La entrevista también es la oportunidad que tiene el empleador para ver si eres un fit cultural para la empresa. Si compartes los mismos valores que la empresa, si te adaptarías fácilmente al entorno, si serías un buen compañero/a, etc.

Ahora que queda claro el objetivo de la entrevista, vamos con los SI y los NO que debes tener en cuenta.

Lo que SI debes hacer

  • Investigar acerca de la empresa y el cargo. No hay nada peor que llegar a una entrevista y no saber que decir cuando te preguntan qué tanto conoces de la empresa. Deja un gusto amargo en el entrevistador porque demuestra que no hiciste research antes de aplicar o aceptar la entrevista. Esta información también te ayudará a responder la pregunta “¿por qué crees que eres la persona indicada para este cargo?”. Al conocer el negocio, la cultura, la misión de la organización puedes dar una respuesta que ayude al entrevistador a ver por qué encajas bien en el rol.
  • Tener la historia detrás de los logros o métricas que mencionas en tu CV. Una vez que lograste redactar tus logros en el CV (bravo!!!) toca el próximo reto: explicar brevemente cómo lo hiciste. Es importante que estés preparada/o para contestar esas preguntas, así que más vale que tengas una respuesta 🙂  Gran parte de la entrevista se enfoca en preguntarte cómo hiciste (el paso a paso) para lograr aumentar las ventas un 20%, o capacitar a 80% de la nómina, o reducir costos un 40%. Trata de mantenerlo breve y enfócate en lo que es más relevante.
  • Responder las preguntas que te hace el entrevistador. Suena obvio, pero no lo es. Es muy fácil perdernos en la conversación, en especial si estamos nerviosos o emocionados. Escucha bien, y si no te queda clara la pregunta, pide que te la repita. Si te preguntan acerca de lo que hacías en tu último o actual cargo, sé precisa/o y responde con una frase corta que describa a “high level” lo que hacías/haces. No te extiendas contando cada actividad o tarea. Si quiere más información, te la va pedir. Manten las respuestas breves y precisas.
  • Tener ejemplos claros de las fortalezas o habilidades que mencionas en tu CV.  Es fácil enumerar una serie de cualidades en un papel,  cualquiera puede hacer eso. Lo que de verdad te diferencia es cuando describes una cualidad utlizando alguna experiencia pasada. Por ejemplo, no es lo mismo decir “me considero una persona proactiva porque siempre tomo la iniciativa en situaciones complejas o díficiles” que decir “me considero una persona proactiva porque tomo la iniciativa en situaciones díficiles. Por ejemplo, en mi último trabajo, pasamos por unos meses díficiles para ventas, los clientes no estaban haciendo pedidos y los números estaban en rojo. Un día, le dije a mi jefe que iba a crear una promo exclusiva para nuestros clientes por su lealtad en los últimos años. La promo incluiría X,Y,Z y duraría 30 días, así que necesitaba que el lo aprobara, y así lo hizo. Trabajé con el equipo de Marketing para crear una campaña y en 2 días tuvimos el lanzamiento.” Si la promo mejoró las ventas o no, no es relevante porque aqui estás dando un ejemplo de cómo manifiestas tu la proactividad. Pero si de paso fue algo que tuvo buenos resultados, mejor aún!
  • Hacer preguntas al entrevistador. Asegurate de tener 2 o 3 preguntas preparadas para hacerle a tu entrevistador. Puede ser al final de la entrevista o durante, no importa cuando. Y cuando digo que hagas preguntas no me refiero a si tienen home office o si el seguro es este o el otro. Me refiero al cargo, a la empresa, al negocio, a los planes futuros etc. Puedes preguntar cómo se diferencia la empresa XYZ a sus competidores, o cuál es la proyección de crecimiento para el próximo año, o incluso preguntale al entrevistador por qué eligió trabajar ahí.
  • Sonreir y mantener contacto visual.
  • PRACTICAR, PRACTICAR, PRACTICAR. Y si te grabas mejor aún, nada mejor que escucharte a ti misma/o para darte cuenta de cuantas muletillas dices, o si estás divagando en tus respuestas.

Lo que NO debes hacer:

  • Hacer una referencia negativa a un trabajo/cargo pasado. El mundo es un pañuelo así que nunca hables mal de tus antiguos jefes, compañeros, empresas porque no sabes cómo te puede perjudicar. Siempre usa algo positivo antes de decir algo negativo. En especial si estás trabajando durante el momento en que te estás entrevistando. Por ejemplo, nunca digas que te vas porque no te pagan lo que es justo. Si es el caso ( y no te juzgo porque obvio que es una razón válida), puedes decir algo como “la verdad me gusta la empresa y el equipo con el que trabajo, he aprendido mucho y he aprovechado la oportunidad de adquirir experiencia en X,Y,Z. Pero, estoy lista/o para un reto mayor y más responsabilidades. Creo que estoy en un punto clave de mi carrera y esta parece ser una oportunidad ideal para expandirme en el área”.
  • Hablar de dinero o beneficios. Las entrevistas siguen siendo un primer filtro durante el proceso de selección. En esta fase estás convenciendo al empleador que eres la persona indicada para este rol. no te adelantes. Una vez que te hagan una propuesta formal, ahí es donde preguntarás todo lo que quieras.
  • Disculparte por la experiencia que no tienes. Decir cosas como “Se que no tengo experiencia en esto, pero…” no te hace lucir bien. Si destacas tus debilidades o falta de experiencia estás demostrando que no eres la persona para la posición. No te digo que mientas, pero usa tus fortalezas a tu favor y transfierelas a este cargo. Demuestra tu entusiasmo y eso ya hace una gran diferencia. Usa frases como “Aunque mis habilidades se concentran más en el área administrativa, ….[INSERTA FORTALEZAS que sirvan para este nuevo cargo].
  • Asumir que el entrevistador conoce de qué se trata tu experiencia pasada. Esto es un error común. Son tantas las industrias y áreas especializadas que existen en el ámbito laboral que no todo el mundo sabe de qué se tratan. Por ejemplo, si te estás entrevistando en una empresa farmaceútica y tu experiencia es en el área petrolera, no asumas que el entrevistador entienda toda la terminología, o procesos referente a la industria petrolera. No le hables usando términos específicos sin darle una breve explicación antes. No solo le estás ayudando a ver porqué tu experiencia es relevante, pero también demuestra lo diverso que son tus conocimientos.

Hay muchas más cosas que podría recomendar, pero estas para mí son algunas de las más relevantes. Así que preparate con el CV y empieza a practicar!

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s